Invierte en RD

bienesraices1-1024x228

La República Dominicana está ubicada en el Caribe, entre Cuba y Puerto Rico. Limita al Norte con el Océano Atlántico, al Sur con el Mar Caribe, al este con el Canal de la Mona y al Oeste con la República de Haití, con una superficie de 48,442 km2. Su capital es Santo Domingo, y la nación está constituida por 31 provincias y un Distrito Nacional.

Idioma oficial: español Moneda en curso: peso dominicano Población: 10.2 millones de habitantes Densidad poblacional: 210 habitantes/km2 Tasa abierta de desempleo: 14.2 por ciento Gobierno: República democrática Presidente Constitucional: Licenciado Danilo Medina Sánchez Vicepresidente: Doctora Margarita Cedeño de Fernández

Para el año 2012, la República Dominicana, medida a través del Producto Interno Bruto (PIB), registró un crecimiento de 3.9 por ciento, superior al promedio de la región (3.0) y al promedio de la economía mundial (3.1), de acuerdo con el FMI. En este período, el sector servicios representó el 61.9 por ciento del PIB total, la industria el 31.9, y el sector agricultura contribuyó con un porcentaje de 6.1. En términos absolutos, la riqueza de la economía dominicana durante 2012 fue de US$58,954.6 millones y el PIB per cápita de US$5,779.

La estratégica ubicación de la República Dominicana permite excelentes enlaces al resto de las Américas y el mundo, y cuenta con el mayor número de conexiones aéreas y marítimas de todo el Caribe. Actualmente posee más de 250 vuelos diarios internacionales a través de nueve aeropuertos, así como 12 puertos que permiten transportar mercancías en menor tiempo, lo que se traduce en costos competitivos. A esto se añade una red vial que enlaza de forma rápida y segura los distintos puntos del país, lo que nos convierte en el segundo país con mejor infraestructura de transporte terrestre en América Latina y el Caribe.

En relación a la Inversión Extranjera Directa (IED), la República Dominicana se ha convertido en el centro regional para la atracción de IED, que totaliza US$17.6 billones en los últimos nueve años, alcanzando flujos anuales sin precedentes a partir del año 2004.

El pasado año la inversión extranjera ascendió a US$3,583.6 millones, superando por primera vez en la historia los US$3,000 millones en captación de inversión extranjera en la República Dominicana, con inversiones en los sectores turismo, comercial, minería, energía, inmobiliario, telecomunicaciones, infraestructura y zonas francas.

La inversión captada en la República Dominicana durante 2012 representó un 45 por ciento del total de la inversión extranjera recibida en el Caribe, consolidándose como el mayor receptor de IED en Centroamérica y el Caribe y el séptimo en toda Latinoamérica.

¿Por qué República Dominicana?

La República Dominicana, ubicada estratégicamente en el corazón del Caribe, le ofrece excelentes enlaces a las Américas y al resto del mundo, contando con el mayor número de conexiones aéreas y marítimas de toda la región, así como una de las mejores infraestructuras de transporte en toda Latinoamérica.

Nuestro país posee innumerables recursos naturales que nos convierten en el destino de inversión y turístico por excelencia, a la vez que asumimos la responsabilidad de desarrollar la capacidad manufacturera, agroindustrial y de la industria de servicios, apoyados en un capital humano que se caracteriza por su eficiencia, calidez y buena disposición.

Gracias al dinamismo de nuestra economía, la seguridad jurídica, competitivos incentivos y en general, a un atractivo clima de negocios, la inversión extranjera directa en la República Dominicana ha superado los US$5,000 millones durante los años 2012 y 2013, con inversiones principalmente en los sectores de servicios (hoteles, restaurantes), manufactura, inmobiliario, telecomunicaciones y minería, entre otros.

Incentivos de Inversión

Como parte de los atractivos de la República Dominicana para ofrecer excelentes oportunidades de negocios contamos con la Ley de Inversión Extranjera No. 16-95, promulgada el 20 de noviembre de 1995, en respuesta al reconocimiento realizado por el Estado Dominicano sobre la importancia de la inversión extranjera para el crecimiento económico y social, como fuente de generación de empleos y divisas.

Por medio de esta ley buscamos atraer inversiones extranjeras, brindándole al inversionista protección y facilidades durante todo el proceso. La misma promueve y fomenta el principio del trato igualitario entre los inversionistas nacionales y extranjeros, ofreciéndoles el mismo marco legal sin discriminación.